El Congreso y no el AN verá la reforma de la Constitución

Antero Flores Aráoz discrepa abiertamente de propuesta presidencial

El presidente del Congreso fue escueto pero tajante. Antero Flores Aráoz discrepó abiertamente de la propuesta del presidente Alejandro Toledo de pedir al Acuerdo Nacional (AN) que discuta los mecanismos para impulsar la reforma de la Constitución, y sostuvo que esa tarea le corresponde al Poder Legislativo.

“El AN no tiene vela en este entierro. Este es un tema del Congreso”, dijo con su habitual mordacidad Flores Aráoz, poco después de que Toledo concluyera su mensaje por 28 de julio.

Sólo unos minutos antes, el primer mandatario había pedido al AN que en un plazo máximo de 90 días -a partir de su próxima reunión, en la primera quincena de agosto- decida a través de qué mecanismo podía darse curso final a la reforma de la Carta Magna, paralizada en el Congreso desde mayo del 2003.

Toledo propuso tres opciones: que se concluyera la reforma en las dos próximas legislaturas; que se otorgara funciones constituyentes por seis meses al nuevo Congreso que se elija el 2006, y que se convoque de inmediato a una Asamblea Constituyente.

“Que el Presidente de la República lo haya propuesto está en su derecho a hacerlo. Lo nuestro es analizarlo y tomar la decisión”, precisó Flores Aráoz, antes de reiterar que discutir la reforma no es competencia del AN.

PARTIDOS EVALUARÁN PROPUESTA

Sin embargo, la posición del Presidente del Congreso (cuya agrupación, Unidad Nacional, no participa en el AN) contrastó con la expresada por otros líderes políticos, que saluda- ron que sea esta instancia de concertación la que se pronuncie sobre la propuesta.

El primero en hacerlo fue el líder de Acción Popular, Valentín Paniagua, quien observó que la decisión que adopte el AN debe representar la opinión no sólo de los partidos, sino de todas las tendencias políticas.

La dirigente aprista Mercedes Cabanillas adelantó que su partido se reunirá en los próximos días para decidir cuál de las tres opciones sugeridas por el presidente apoyará en el AN.

Es más, para algunos miembros del foro concertador, como la CGTP, el mejor camino para la reforma de la Carta Magna es una Asamblea Constituyente.

Alva Orlandini: “Lo mejor es una Asamblea”

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Javier Alva Orlandini, insistió en que el mejor camino para reformar la Carta Magna es una Asamblea Constituyente, la misma que debería funcionar en el segundo semestre del 2005.

Para llegar a ese objetivo, Alva Orlandini propuso un cronograma: El Congreso podría votar una reforma constitucional en esta legislatura y en la próxima, que comienza en marzo del 2005. De ese modo, habría tiempo entre abril y junio para elegir a los miembros de la Asamblea.

La Asamblea podría instalarse el 28 de julio, y trabajar durante los siguientes cinco meses en la elaboración de una nueva Carta Magna. Así, el documento estaría listo cuando asuma el próximo gobierno, en julio del 2006.

Alva Orlandini sugirió que la Constituyente tenga un máximo de 60 legisladores y que, para garantizar su competencia, entre los candidatos se incluya, por ejemplo, a 10 constitucionalistas, 10 catedráticos, 10 dirigentes sindicales y 10 empresarios.

Fuente: La República
Fecha: Jueves 29 de julio de 2004