Acuerdo Nacional encuentra puntos comunes en cambios parciales

image_pdfimage_print

No hay consenso sobre la vía para la reforma constitucional.

Acuerdo Nacional encuentra puntos comunes en cambios parciales

La misión de fondo sigue pendiente para el Acuerdo Nacional (AN): expirado el tiempo sugerido por el presidente Alejandro Toledo para que dicho foro propusiera el mecanismo más adecuado a fin de reformar la Constitución, sus integrantes no encontraron la vía de consenso y se comprometieron a seguir buscándola durante todo noviembre.

El propio Toledo llegó a la sede de Perú Posible -donde ayer sesionó el foro- para presidir la cita durante poco más de media hora y extender el plazo a 120 días, es decir, hasta fines del mes entrante, en aras del consenso.

Convocar o no una asamblea constituyente se convierte, hasta ahora, en el punto insoluble. Mientras la CGTP y los frentes regionales pugnan por ella, el resto prefiere que se otorgue facultades al Parlamento que será elegido en el 2006 para que redacte una nueva Carta Magna, “acorde con los requerimientos del siglo XXI”. En cualquier caso, la idea de emprender una consulta popular -que signifique el ejercicio del poder constituyente por parte de la ciudadanía- cobra mucha más fuerza.

No obstante el atasco en este punto, el foro alcanzó un consenso en tres temas que deben ser ejecutados de inmediato por el actual Parlamento, sin esperar la reforma total de la Carta Magna.

El primero es el retorno a un Congreso bicameral, con 50 senadores y 120 diputados con funciones diferenciadas. El segundo es el establecimiento de un mecanismo parlamentario de renovación por partes, ya sea por tercios o por mitades, al igual que un sistema de rendición de cuentas. Y el tercero apunta a sentar las bases para reformar el sistema de administración de justicia a partir del plan nacional de la Ceriajus.

También en camino
Hay también otros tres acuerdos pendientes de detalles. El primero es la dación del voto facultativo, ante el cual surge el reparo de que cause una disminución violenta de participación electoral, lo que redundaría en una legitimidad menguada para el triunfador.

En segundo término, aparece el otorgamiento del voto a los militares y policías en servicio activo. Aquí preocupan el momento y la forma en que se debe poner en marcha. La implementación del voto electrónico constituye una premisa básica para ello. Finalmente, se propugna también la unificación de la administración electoral, pero aún muchos aspectos que deben afinarse.

El texto final debe quedar listo en dos semanas, cuando el foro vuelva reunirse en Ica.

Quizá para entonces deban también limarse algunas diferencias. Acción Popular, en palabras de su presidente, Víctor Andrés García Belaunde, señaló que el actual Congreso, al haber perdido el rumbo y la representatividad, era el actor menos indicado para emprender las reformas. Jorge del Castillo, secretario general del Apra, mostró satisfacción, sin embargo, por el hecho que la actual Comisión de Constitución del Poder Legislativo ya tenía la tarea adelantada en muchos de estos puntos.

Fuente: El Comercio
Fecha: Sábado 30 de octubre de 2004