Apurímac busca conformar Acuerdo Regional

image_pdfimage_print

Este viernes 1 de febrero, el Gobierno Regional de Apurímac y el Grupo Impulsor del Foro Permanente por el Desarrollo de Apurímac, con el respaldo de la Secretaría Técnica del Acuerdo Nacional, llevarán a cabo una reunión en la ciudad de Abancay con el propósito de establecer un espacio permanente de diálogo, concertación y creación de consensos a nivel regional, provincial y distrital y entre las instituciones públicas y privadas y organizaciones políticas de Apurímac, con miras a conformar un ACUERDO REGIONAL.

El Foro, denominado “Acuerdo Regional para el Desarrollo Social y Económico de Apurímac”, estará orientado a: contribuir a la formulación de las políticas regionales y definir prioridades, desde el conocimiento de su propia realidad, necesidades y potencialidades; dar legitimidad y fortalecer el proceso de gestión del desarrollo regional, concertando acciones sociales, económicas, culturales, ambientales y productivas; y a impulsar el proceso de actualización y validación del Plan de Desarrollo Regional Concertado.

La inauguración del evento estará a cargo del Presidente del Gobierno Regional de Apurímac, David Salazar, y contará con las exposiciones de Federico Arnillas, representante de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza ante el Foro del Acuerdo Nacional, así como de Fernando Távara por el Foro Permanente por la Gobernabilidad de Apurímac y de representantes del Gobierno Regional.

Esta actividad, que tendrá lugar a las 09:00 a.m., en el Auditorio del Gobierno Regional de la ciudad de Abancay, forma parte de una serie de talleres y reuniones que se realizaron a partir de un acuerdo de gobernabilidad suscrito en noviembre de 2006 por los entonces candidatos al gobierno regional y a los gobiernos locales, y cuyos contenidos están basados en las 31 políticas de Estado del Acuerdo Nacional así como en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Este esfuerzo ha adquirido cada vez mayor importancia y ha generado gran expectativa, ya que Apurímac fue uno de los departamentos más afectados por la violencia política, lo cual llevó a la desarticulación del tejido social, la pérdida de confianza y la migración del campo a zonas urbanas. Por otro lado, Apurímac es la tercera región más empobrecida del país.